domingo, 21 de abril de 2013

5 argumentos contra la ley del aborto del PP

El partido popular planea el texto más restrictivo de la democracia. Por situarnos: Allá por el 85, el gobierno de Felipe González creó un sistema de despenalización (así se llamaba), en el que la mujer tomaba la decisión y se podía sujetar a tres motivos para abortar: malformación del feto, violación o daños psicológicos. El ejecutivo de Zapatero puso en marcha una ley de plazos, hasta las 14 semanas una mujer podía tomar la decisión de abortar sin dar ningún tipo de explicación. Lo que hay ahora sobre la mesa: Abortar será delito salvo en una serie de supuestos, algo así como en la época González, pero con una lista más reducida. A continuación una serie de argumentos por los que estar en contra de esa regresión.

Supone un retroceso a un derecho adquirido. Destruir libertades NUNCA será una decisión acertada. Cojan el libro de historia que les dé la gana. No entenderé jamás a esa gente que sale a manifestarse contra los derechos de los demás. Si te parece éticamente cuestionable, simplemente, no lo hagas.

Negarse a tener un hijo con malformaciones no es darle trato de inferioridad. Decir lo contrario es una animalada. Es uno de los argumentos del ministro de justicia, Alberto Ruiz Gallardón, para dar marcha atrás a la norma vigente. Habría que pensar si discriminar a ese hijo no sería hacerle venir al mundo sin poder garantizarle igualdad de oportunidades a lo largo de su vida. Y quién lo sabrá mejor que su madre? Gallardón? Yo no lo creo.

Apelan a la ética aplicando moralinas. Si algo aprendí en la clase de ética de la Universidad es que el fin, en ningún caso, justifica los medios. Partiendo de esa premisa, ¿por considerar algo éticamente verdadero debemos imponerlo por fuerza a los demás? Cuidado con imponer moralidades falsas a otros, nos pueden explotar en la cara.

La mayoría de los países europeos cuenta con una ley de plazos. Solo Malta, Andorra e Irlanda están por detrás de lo que pretende hacer España. En Holanda disfrutan de la ley más permisiva con un plazo de 24 semanas.

Es una ley politizada. No será el médico el que determine si una mujer tiene razones suficientes, o suficientemente válidas, para abortar. Serán las Comunidades Autónomas, mediante un comité, las que avalen cada caso. A qué jugamos? Oigan, que hablamos de vidas, no de culos calientes y bolsillos llenos en el consejo de administración de un banco cualquiera.

El PP está tomando el rumbo de la Iglesia. Y no lo digo porque esta ley fuera una prebenda impuesta por el clero, que también, lo digo por esa aparente necesidad congénita de ambos de alejarse, cada vez más, de la gente.


lunes, 1 de abril de 2013

ERES, contrabandistas y pataleos

Si hubiera escrito esta entrada hace cinco años probablemente tendría que recurrir al wikiconocimiento para citarles que un ERE es un «procedimiento mediante el cual una empresa -supuestamente en una mala situación económica-busca obtener una autorización para suspender o despedir a sus trabajadores». Por desgracia, a día de hoy en nuestro país, estamos bastante familiarizados con el término. 1,7 millones de trabajadores se han visto afectados por un procedimiento de este tipo desde que comenzó la crisis. 1,7.
En Andalucía el colchón de la historia lo creó Manuel Chaves (PSOE) en el año 2001. Desde el gobierno autonómico se inició un procedimiento -dotado con 721 millones de euros- para respaldar a las empresas con supuestos problemas económicos. El detonante fue Mercasevilla.  Bastó con que alguien levantase la esquinita de la alfombra para ver la cantidad de mierda que se cocinaba por debajo. 12,3 millones de euros se pagaron en prejubilaciones a personas que nunca habían trabajado en empresas afectadas, clinc. 73,8 millones fueron a parar a subvenciones a empresas que nunca habían presentado ERES o incluso a personas que jamás crearon una empresa, clinc y toma ya! Y también hubo comisiones siderales (esto se nos da de fábula) valoradas entre 50 y 68 millones de euros por encima del valor del mercado. Todo ello nos da un botín de clinc, clinc, clinc: 136 millones de la moneda europea robados a las arcas públicas. Sí, somos así. Un país fullero, sablista y farsante.
Dicen que no es bueno mirar la paja en el ojo ajeno, aunque lo cierto es que hoy eché la vista hacia Andalucía porque aquí en Galicia el panorama pinta también divino. Feijoo, el niño bonito de los populares y presidente de la Comunidad, es hoy el protagonista de todas las portadas. Unas fotos de 1995 lo muestran veraneando con un contrabandista. Imaginaos el revuelo.  Lo mejor fue ver que quien se postula (o al que postulan) para el puesto del señor Rajoy es exactamente igual que él. «Las fotos son lo que son, unas fotos». Ahí estás Presidente, derrochando labia y verbosidad.
Y puesto que la mediocridad es la tónica y que nuestros dirigentes buscan, acojonados, la manera de criminalizar los escraches -que para quien no lo sepa es la furia de un pueblo que no puede más- yo les invito a que se llenen bien de aire los pulmones, que inclinen la barbilla ligeramente hacia arriba (para conseguir más proyección en la voz) y manden a todos a tomar por el culo. Mañana seguirán viendo en las portadas que se siguen llenando los bolsillos a costa de su dinero y seguirán predicando altura moral los que hoy usan la ética para sacarle brillo al retrete. Sí, pero ¿y lo a gustito que se habrán quedado? Aprovechen que, de momento, patalear sale gratis.