viernes, 13 de diciembre de 2013

Mi tío Andrés

Mi tío Andrés no era un tipo corriente. Por convicción o por tozudez vivía desenganchado del mundo. Enviar un email podía ser tan complejo como descifrar el algoritmo de Google y Twitter era poco menos que un universo paralelo. Tardó muchísimo en aceptar un teléfono móvil y siempre lo manejaba a regañadientes.
No se imaginen a un tipo ermitaño. Mi tío Andrés era profesor de Historia en un instituto en Malpica, bajaba siempre a tomar sus vinos con los amigos y estaba completamente volcado con la Recuperación de la Memoria Histórica. En su tiempo libre ayudó a decenas de familias a encontrar los cadáveres de los ajusticiados durante la Guerra Civil.
 Recuerdo que cuando era pequeña lo observaba con una mezcla de asombro y recelo. Llevaba el pelo largo cubierto de canas, vestía como le daba la gana -generalmente de vaqueros- y contradecía todo el tiempo al resto de los adultos de la mesa. Era tan rebelde y cabezota que hasta cuando se murió se fue porque le dio la gana.
 Siempre que llega diciembre hago un repaso por las cosas que han sucedido a lo largo del año. Quizás debería haber escrito esto en julio, cuando mi tío Andrés nos dijo: «ahí os quedáis». Tal vez hasta ahora no encontré las palabras, o el valor para escribirlas, pero es justo que lo haga antes de cerrar 2013. Se lo merece él, su memoria y mi madre, la lectora más fiel y más exigente de este blog.
Mi tío Andrés no era un tipo corriente. Mi tío Andrés era un tipo cojonudo.

12 comentarios:

  1. Enorme. Le hubiera encantado aunque, probablemente, necesitase ayuda para poder llegar a tu blog.
    Muchas gracias Marta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enorme era tu padre, aunque le costase llegar hasta aquí. Un beso grande y gracias a ti por el comentario primo.

      Eliminar
  2. Onte, buscando non sei que imaxes por internet, atopei varias súas. Dentro de min segue alentando a lembranza entrañable que teño del e o eco da súa voz, tan particular, tan persoal. Si, teu tío era un tío caralludo. Un bico. Chisco Fernández Naval

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A verdade e que é duro facerse á idea de que xa non está. As veces dame a impresión de que mo cruzo pola rúa... Gracias polas túas verbas Chisco. Unha aperta

      Eliminar
  3. Querida Marta, entiendo perfectamente de lo que hablas y de los que sientes. Afortunadamente aún queda algún "tipo corriente y cojonudo". ¿Que seria de este mundo sin ellos?.

    Felicidades por haberlo conocido y disfrutado. por cierto...sabrás que ese hombre sufrió mucho toda su vida por el entorno hostil que tuvo que padecer. Yo lo conozco.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Confío en que quede más que alguno José Manuel. Gracias por tu comentario!

    ResponderEliminar
  5. Precioso comentario Marta. Andrés era talmente así. Botámolo moito en falta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmiña, si que o botamos... Un abrazo!

      Eliminar
  6. Gracias a tantas personas como tu tío es posible que no terminemos deshumanizados.

    ResponderEliminar