miércoles, 16 de noviembre de 2011

El gran monstruo se llamaba Europa

Sí, Berlusconi es un impresentable. El hasta hoy presidente del Consejo de Ministros de Italia estuvo 17 años al frente de su país. Fue un dirigente mafioso, zafio, corrupto y arrogante. No es una cuestión ideológica. Sólo bajo su batuta alguien podría pensar que suspender un procedimiento penal contra los cuatro altos dirigentes del Estado, por el simple hecho de serlo, era buena idea. Sí, Berlusconi es un impresentable. Pero es el impresentable que escogió democráticamente su pueblo.
No voy a entrar a valorar aquí si se tiró o no a una menor. Si abusó o no de su poder. Si violó o no el derecho de información de miles de ciudadanos europeos. Ni si quiera si tuvo alguna vez relaciones reales con la Mafia. No voy a entrar a valorarlo porque me importa poco. Tan poco, o menos quizás, que el origen de su bronceado. De eso que se ocupen los jueces. Y los italianos. Lo que me interesa de todo este asunto son otra vez las maneras. Dichosas maneras. No las suyas, sino las de Europa.
Lo vivido en Italia es una alarma más que debiera llegar a nuestros oídos. Siempre me he considerado europeísta, pero esto ya clama al cielo. Leo en la prensa los supuestos festejos que tienen lugar por las calles de Roma. «Una explosión de alegría», «llega una nueva era para Italia», «caravanas de automóviles con banderas nacionales» o «los italianos corean exultantes “a la cárcel, a la cárcel” contra el ya ex mandatario de su país». Oigan, que Berlusconi era un líder democrático. Y no piropeo. Digo que de facto, lo era. Italia es una democracia desde la caída de Mussolini, aunque leyendo los titulares parece que tanques de la OTAN han tenido que entrar en la capital y derribar por la fuerza la estatua del Cavaliere como si fuera la de Sadam Hussein.
Supongo que así funciona el gran monstruo llamado Europa que hemos creado entre todos. Supeditarse al poder político a cambio de ciertas prestaciones económicas. Porque al final es eso, el banco te regala la tele de plasma, pero si no cumples con los pagos de la hipoteca (y sus intereses) te embargan la casa.

2 comentarios: