lunes, 2 de mayo de 2011

Los Middelton, la EPA y Osama Bin Laden

No hay como bajarse del mundo unos días para atragantarse a la vuelta.
En las páginas digitales de algún periódico pude leer esta mañana que los gallegos nos dejamos una media de 15.000 euros en decirnos que nos queremos. El precio de las bodas en España oscila entre los 8.000 y los 20.000 euros. Una ordinariez de plebeyos si lo comparamos con lo que se dejaron los Middelton para casar a la princesita de la casa: 280.000 euros de contribución para el enlace. Toma ya.
El viernes, el Instituto Nacional de Estadística publicaba los datos de la EPA. Durante el primer trimestre del año, según la Encuesta de Población Activa, se han sumado a las listas 213 mil parados más. Ya somos 4,91 millones de chupópteros. Leo también que los políticos se disputan si hemos roto o no la barrera psicológica de los cinco millones. Leo que el domingo fue el día del trabajador y que la afasia se apoderó de las calles y de sus gentes. Y mientras el gobierno titubea, la oposición se relame y los sindicatos patalean, los ciudadanos cerramos la boca. Total para qué.
Vuelvo a la página de inicio y un titular copa la portada: «EE.UU mata a Bin Laden». Leo que la euforia de los norteamericanos hincha las ciudades de manifestaciones. Un escalofriante paralelismo, con las exaltaciones públicas que en algunos países musulmanes hacen tras un atentado de Al Qaeda, me recorre la espalda. Ojo por ojo. Paro de leer para ver una foto de su cadáver. Un montaje chusco, por lo visto. Leo que Obama, el del Yes we can, dice que se hizo justicia. Ya basta.
La lectura digital debe ser algo así como la comida basura: por lo de rápida y asquerosa. Te la sirven al momento, pero si te pasas con las cantidades la digestión se convierte un infierno. Tengan cuidado con lo que leen en la triple w, en ocasiones da ganas de vomitar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario