jueves, 7 de abril de 2011

Crebinsky

Una ola gigante arrastra a dos hermanos y a su vaca Muchka lejos de casa. Aislados en la costa ortegana, los hermanos Crebinsky crecen inconscientes del momento político que les rodea. La antesala del desembarco de Normandía. Una inocencia que marcará la trama de este largometraje gallego, tan simpático como tierno.
Lo describía bien el padre de la obra, Enrique Otero: «Un cuentecito» con el que no puedes dejar de sonreír. 90 minutos de un guión descabellado construido a partir de los gestos más cotidianos. Un guión simpático, una localización cuidada y una banda sonora sensacional vienen a demostrar que no hace falta mucho dinero para hacer buen cine.
Si todavía no les he convencido para ir corriendo a la taquilla, les hago ahora el reclamo de la estrella: ¿Se imaginan a Luis Tosar caracterizado de capitán yankee y parloteando inglés con acentazo de Santiago? Yo que pensé que con la versión de bailar pegados de los Goya lo había visto todo… Mañana el universo Crebinsky aterriza en los cines, auguro buena taquilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario