lunes, 4 de abril de 2011

Adiós José Luis, adiós

José Luis Rodríguez Zapatero irrumpió en la Moncloa cuando nadie se lo esperaba. No estaba en los cálculos de las encuestas, tampoco en los de la derecha y ningún medio de comunicación se atrevía a vaticinarlo si quiera. En un momento histórico en el que España tenía hambre de formas, la mala gestión del gobierno tras el 11-M desbocó el apetito. Aupado por un hartazgo popular que respondía más a un impulso que a una convicción, a Zapatero la victoria le llamó a la puerta de casa.
Cuando llegó al poder en 2004, tenía un proyecto claro: volcarse con la política social. A lomos de una prosperidad económica heredada, se propuso ser el acicate de las asignaturas pendientes del país: la inmigración, el terrorismo, la violencia doméstica, la educación y la sanidad. Tampoco podía dejar de atender a una de las reivindicaciones más obstinadas de la izquierda: la justicia histórica con los represaliados por la Guerra Civil. Se puso en marcha embarrado por una ingenuidad torpe, queriendo ver en la población una mentalidad más europea y menos castiza que la que realmente se iba a echar en cara. Dio igual lo buenas que fueran sus intenciones. Medios y oposición, incómodos por un presidente que se había colado en su puesto, ni compartían ni entendían sus políticas.
Fruto de esa incomprensión, el desconocimiento abrió camino al titular fácil. La ley de educación, sólo se recordará por la disposición de Educación para la ciudadanía. La ley del aborto sólo por la exclusión del consentimiento paterno en jóvenes de 16 y 17 años. ¿Han preguntado por ahí que entiende la gente por la Ley Sinde? La mayoría no sabe que es una ley que pretende buscarle una alternativa al ladrillo. Zapatero pensó que su gobierno no sabía comunicar, pero yo creo que el trasfondo del problema era, y es, mucho más sonrojante.
La depresión económica le vino encima sin que pudiera hacer nada por evitarla. Convencido de que la cresta de la bonanza no se podría acabar de repente, intentó postergar la realidad a ojos de los ciudadanos y hacer oídos sordos a los augurios. El 2008 repitió como elegido y con más de la mitad de sus políticas a medias, se vería, por primera vez, en el brete de gobernar de verdad. Había que gestionar unos recursos cada vez más limitados para nutrir unas políticas que requerían, cada vez, de un esfuerzo económico más ilimitado. Y lo hizo hasta que la situación fue insostenible.
Dio de lado a su partido y a sus ideologías, también a sus proyectos sociales. Tuvo que frenar y darle la vuelta a todo su programa electoral, lo que le costó antipatías no sólo entre sus votantes, militantes y barones. Y lo hizo, yo lo creo, porque consideró que era lo que tenía que hacer, aunque le costase la cabeza. Aunque tuviera que aplicar políticas de derechas.
Zapatero pasará a la historia como el presidente de las chorradas. Nadie le recordará por su voluntad social, por su afán de solucionar a través del diálogo y por aguantar las formas en la peor de las situaciones. Tampoco, aunque lo es, por ser un buen estratega. Le recordarán por el cheque bebé, por su ley anti-descargas, por quitar las estatuas de Franco de las calles y por prohibir fumar en los bares.
Hay quien dice que dejó al partido huérfano, de líder y de ideología. Yo creo que, personificando en él toda la responsabilidad de su gobierno y de sus futilidades, hizo precisamente todo lo contrario. El día que anunció que lo dejaba, fueron muchos los que estallaron en vítores (muchos de su propio partido). Yo me pregunto si los que jalean son conscientes de que los problemas no se acaban con Zapatero. Con Zapatero, señores, sólo se va una diana. Ahora toca preguntarse a dónde señalaran los dedos y si los señalados asumirán sus responsabilidades.

4 comentarios:

  1. Compendio web sobre ELECCIONES MUNICIPALES. Ver en:

    http://aims.selfip.org/~alKvc74FbC8z2llzuHa9/doc/2010_03_25_01.htm

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que la sociedad es muy injusta con el pobrecito... Y es una pena que se le recuerde por el cheque bebe o por prohibir fumar en los bares, cuando realmente habría que recordarle por PROHIBIR casi todo, por rebajar el limite de velocidad, por batir un record de parados, por decir mil veces que no había crisis para luego hacer mil medidas inútiles contra esa "inexistente" crisis, por ver brotes verdes al principio de cada año mientras que el déficit sube, por vender la deuda por encima del 5%, por decir hoy una cosa y mañana hacer la contraria, por abaratar el despido, por hacer politicas muy poco sociales, por bajar sueldos, por sacarnos de Iraq para mantenernos en Afganistan y liderar la de Libia, por negociar con ETA despues del atentado de la T4, por negar lo evidente, por su necedad, por su optimismo iluso, por reabrir heridas de la guerra civil, por querer cambiar la constitución para que el estatut sea constitucional y por mil y una tonterías más. Si se ponen en una lista no acabamos nunca.
    Es un inutil con todas las letras, un iluso y un falso. Que se vaya de una puta vez y convoque elecciones, que ha dejado el pais bonito...

    ResponderEliminar
  3. Quién habló de una sociedad injusta? Pero celebro tu post porque eres el ejemplo claro de la desinformación a la que nos somete la prensa todos los días. Te quedas con el titular sin analizar un poco lo que te cuentan, básicamente porque los medios ya no profundizan, sólo vomitan los datos y arrancan titular fácil. A lo mejor habría que explicar (por ejemplo) que la diferencia entre Iraq y Afganistan o Libia no es la palabra Guerra, si no la palabra Resolución. Y tampoco vendría mal explicar qué es y la importancia que encierra la palabra resolución.

    ResponderEliminar
  4. Lo de la sociedad injusta con el pobrecito, era irónico... Lo dije porque no solo se le recordará por las cosas que pusiste, sino tambien por toooodo lo demás que hizo (y que no hizo). Bien es verdad que no me leo todos los periódicos, pero si que procuro mirar más de uno (y así de paso me río viendo como cada uno lo cuenta de una manera) y veo los telediarios, pues me gusta saber bien de lo que hablo... asi que no considero estar desinformado, hay hechos que son evidentes sea cual sea el titular (aun asi te doy la razón en la baja calidad del periodismo actual, con puntuales excepciones). Soy consciente de que hay una resolución acerca del "conflicto" en Libia, pero tambien de como los politicos que tenemos van contra sus propios principios con tal de seguir agarrados al poder, aunque ello implique "lamerle el culo" (perdon por la expresión) a otros mandatarios.
    Dejando de lado la política internacional (en la cual Zapatero y Moratinos se lucieron durante años), creo que nuestro presi ya tiene bastante con las cosas de casa, como por ejemplo el nuevo record de parados y mil cosas más como las que cité en mi anterior comentario.
    Que conste que no ataco tu escrito, sino su política. Tu escrito me parece muy sensato y muy imparcial, de hecho tiene tanta imparcialidad que creo que le restas valor a ciertos problemas muy graves y así hasta parece que lo defiendes. Sea como sea, una vez más enhorabuena :)

    ResponderEliminar