miércoles, 28 de julio de 2010

Y dijo el toro al morir...

Hace unos días saltaba la noticia. Sanidad iba a estudiar la posibilidad de prohibir la venta de bollería industrial en los colegios. Con la medida pretenden acabar con la obesidad infantil. Hoy, el pleno catalán aprobó la Iniciativa Legislativa Popular que abolirá las corridas de toros en Cataluña a partir del 2012. Estos pretenden evitar el maltrato animal y una forma de cultura que tachan de salvaje.
Mi tiempo de aguantar a las monjas y corretear por los recreos está bastante olvidado. Tampoco vivo en Cataluña y la verdad es que el de los Toros es un espectáculo que nunca pude soportar. Sin embargo, me atormenta la idea de vivir en una sociedad que va poniendo barreras allá por donde pasa.
Sí, los niños están gordos y los padres necesitan unas hostias, pero eso no justifica una injerencia en los derechos de nadie. Pasa lo mismo con el tema cuernos.
Siempre nos hemos regido por la premisa de prohibir aquellas acciones que atropellan la vida tranquila de los demás. Esa frase tan bonita de: «Mi libertad llega hasta donde llega la del otro». Me gustaría saber desde cuando en este país se ha optado por prohibir algo simplemente porque a una mitad le apetece imponer lo que debe ser moralmente aceptable para la otra mitad. Bueno, se me ocurre un cuando, pero está lejos de la democracia.

martes, 20 de julio de 2010

Porque yo lo valgo

Olfateamos la pasta como los buitres la muerte. Nos lanzamos sobre los verdes con la misma voracidad carroñera con la que se abalanzan las rapaces sobre los cadáveres. Miro ahora hacia el Elíseo.
Hasta el momento L´Oréal era sólo un champú. Ahora, el Gürtel francés ahoga la bandera gala de espuma anti caspa. Al señor Sarkozy lo acusan de haber recibido para su campaña electoral de 2007 sobres con la friolera de 150.000 euros. Cortesía de la heredera de Lilliane Bettencourt.
La contable de la multimillonaria aseguró que varios políticos de la derecha francesa, entre ellos el pequeño Nicolás, estaban financiados por sustanciosas sumas de dinero. A cambio, todo ello, de favores fiscales.
Por lo visto, la gestora de la fortuna, Patrice de Maistre, le pidió a la contable que sacase una golosa cantidad de billetes y que se los pasase a Eric Woerth. No quiero aburriros con nombres, baste saber que el tipo en cuestión era el tesorero del partido de Sarko y el actual ministro de Trabajo del país.
Y como suele pasar en estos casos, se empieza a tirar del hilo y uno no ve el volumen de la tragedia hasta que la alfombra ya está deshilachada por completo. La mujer de Woerth fue asesora fiscal de Bettencourt hasta que se destapó la mierda. ¿Casualidad?
Tranquis, estas cosas pasan en otros países. Aquí ganamos Mundiales.

domingo, 11 de julio de 2010

Sabina en Coruña, crónica de un concierto

Once menos cuarto de la noche. ¿Dónde crees que vas? El 10 de julio se dibujaba en el calendario coruñés y el genio de Úbeda, bombín en ristre, arrancaba con un solo desafinado. El Coliseum permanecía impasible, más pendiente de la cerveza y los souvenirs que del espectáculo que se gestaba sobre el escenario.
Sabina tiró de estrategia de orquesta con la clase de un maestro “No recuerdo ya las veces que he venido a Coruña, porque uno nunca cuenta las veces que vuelve a casa”. Seguimos impertérritos. Recitó la misma canción del poeta borracho y su musa y tras el último guiño a la ciudad, se armó con la guitarra y lo intentó de nuevo.
Tuvieron que llegar Aves de paso para que el público empezara a revolverse en sus asientos. Recorrió la sala con la mirada ¿Os van los clásicos? Sabina bombardeó con su repertorio más notable, dispuesto a calentar el Coliseum aunque fuera a hostias.

Panchito Varona condujo a los suicidas y Mara Barros fue como un dolor de muelas. Sabina se quebró, porque un caballero puede aguantar estoico la frialdad de su público, pero no el agravio a una dama. “Métete el silbido por el culo” espetó vestido de camuflaje. Recogió a Marita con Y sin embargo, pero tuvo que pararse al final. Le hervía la sangre. “¿Cuánto te ha costado la entrada? Te la pago, que llevo suelto” bramó contrariado. Tal vez fueron sus palabras o el calor de Praga, pero no hubo más interrupciones.

Tuvo Sabina que avisar que ya era demasiado tarde, para que los culos ardieran por fin. Entre la cirrosis y la sobredosis un par de ciegos jugaban a hacerse daño. El público estaba, ahora sí, entregado. Adiós y ojalá que volvamos a vernos. Las gradas se levantaron unánimes, los brazos mecieron al cantante como el mar que una vez le enamoró. Y nos dieron las diez y las once… La ola ya era imparable. Jaime Asua abrió en los bises El caso de la rubia platino. Sonaron más clásicos y protestaron los corazones, pero aquello ya era el final de la noche. El de Úbeda se despidió con crisis, que sonaba enlatada desde algún lugar, de un público frío y cateto que sólo se libró de su cobardía a golpe de clásicos.

Os casco el Tracklist de la noche:

1. Tiramisú de limón. Vinagre y Rosas
2. Viudita de Clicqout. Vinagre y Rosas
3. Ganas de… Esta boca es mía
4. Medias Negras. Mentiras piadosas
5. Aves de Paso. Yo, mí, me, contigo
6. Peor para el sol. Física y Química
7. Por el bulevar de los sueños rotos… Esta boca es mía
8. Llueve sobre mojado. Enemigos íntimos (con Jaime Asua)
9. Pacto entre caballeros. Hotel, dulce hotel
10. Conductores suicidas. Física y Química. (Panchito Varona)
11. Como un dolor de muelas. (Mara Barros)
12. Y sin embargo te quiero. (Mara Barros)
13. Y sin embargo. Yo, mí, me, contigo
14. Praga. Vinagre y Rosas
15. Una canción para la Magdalena. 19 días y 500 noches
16. Peces de ciudad. Dímelo en la calle
17. Embustera. Vinagre y Rosas
18. Quién me ha robado el mes de abril? El hombre del traje gris
19. 19 días y 500 noches. 19 días y 500 noches
20. Princesa. Juez y parte
21. Amor se llama el juego. Física y Química
22. Noches de boda. 19 días y 500 noches
23. Y nos dieron las 10. Física y Química
24. El caso de la rubia platino. 19 días y 500 noches (Jaime Asua)
25. Contigo. Yo, mí, me, contigo
26. La del pirata cojo. Física y Química
27. Pastillas para no soñar. Física y Química
28. Crisis. Vinagre y Rosas (enlatada)

lunes, 5 de julio de 2010

Definamos patria

El Congreso acaba de avalar la reforma que limita el voto del emigrante. Bueno, no se crean que será la revolución en las urnas. La medida afecta sólo a las municipales. Y digo sólo porque me parece una reforma cobarde. Y es que se libra en España un pulso, desde tiempos inmemorables, entre el sentido común y el color de la papeleta. Adivinen quién gana siempre.
Somos víctimas de nuestra propia mezquindad.
Cuando acuciaba la escasa demografía, se nos ocurrió darle voto al emigrante. Incentivos que creíamos inofensivos y que nos han estallado en la cara. Sí, abrimos las urnas al exilio como quien abre unas piernas en un prostíbulo y claro, ahora lamentamos la gonorrea.
La patria se hace a diario, diga lo que diga la RAE. Tenemos gente aquí que trabaja, que levanta el país con sus impuestos, que hila puntada a puntada el tejido de nuestra sociedad. Gente a la que, sin embargo, negamos el voto. Ahora, los que viven en el otro lado del planeta, los que ni aportan ni quieren saber, los que respiran y comen de otras latitudes… esos sí deciden. Zopencos unos, arrogantes otros.
Semifinales, ¿no? Suma y sigue.