lunes, 4 de octubre de 2010

Primarias: la rebelión de las bases y la democracia en pañales

Hoy nadie hablaba de las primarias. Pensarán ahora que desde que empezó el día no han oído hablar de otra cosa, pero no es cierto. Y es que a veces los periodistas, en nuestro afán de informar, lo liamos todo. Seguramente hoy han oído hablar del mazazo que supone para Zapatero que su candidata, Trini, perdiese ante Tomás Gómez (que hasta antes de ayer sólo lo conocían en su casa). Escucharían también sesudas reflexiones sobre la división interna en el seno del partido madrileño o del hito que supone todo esto, el germen de la rebelión de las bases del partido. Y a consecuencia de estas interpretaciones, también habrán oído las peroratas de: «Somos una piña», «ZP sale reforzado» y bla, bla, bla.
Lo cierto es que también hubo proceso de primarias en Murcia y en Canarias. Además de en 11 ciudades españolas. Seguramente no hayan oído hablar de ninguna de esas cosas. Seguramente, porque de ninguna de ellas se podía hacer una lectura del pulso del partido a nivel nacional. Pero sí en Madrid, donde Zapatero cometió la torpeza política de decantarse. Madrid, la asignatura pendiente del Psoe desde Leguina.
Les pido una reflexión a golpe de lunes, disculpen el atrevimiento: Éste ha sido el mayor proceso de primarias de un partido de España y ¿de qué hablan los españoles? ¿A dónde llegan sus más laboriosas cavilaciones? Joder, que a Zapatero no lo quieren ni en el Psoe lo sabemos ya desde hace tiempo. ¿Nadie piensa que con 32 años de constitución es patético que las primarias más tremendas sean unas en las que las rencillas de una comunidad (aunque sea una como Madrid) eclipsen al resto? ¿A nadie le sonroja ver lo que mueve el resto del mundo libre ante unas primarias y lo que aquí ocurre? Oigan, que seguimos babeando y con la democracia en pañales y nos importa un pito. Digan que sí, ¡qué viva el puto dedo!
Lo que les decía, hoy nadie hablaba de las primarias.

1 comentario:

  1. Error ortográfico garrafal subsanado. "¿Ha dónde llegan...?" había escrito y estuvo ahí bastante tiempo. Mil disculpas, no sé si fueron las horas, más propias de la siesta o el simple despiste. Gracias Isidoro por darte cuenta y gracias por la discreción. Ya me encargo yo de sacarlo a la luz! :)

    ResponderEliminar