martes, 17 de agosto de 2010

Arde Galicia y se relamen los necios

La regla del 30 dice que cuando la temperatura roza los 30 grados, los vientos soplan por encima de los 30 kilómetros por hora y la humedad se sitúa por debajo del 30 por ciento, el riesgo de incendio es elevado. A mí se me ocurre otra regla, también con números. Cuando los presupuestos destinados a la limpieza de montes bajan, cuando los ambiciosos entienden que es su momento y los presidentes de la Xunta ocultan datos, mala cosa.
No hace ni cuatro años que Galicia era una antorcha a ojos del mundo. El verano del 2006 fue un fiasco. Un fiasco digo porque los montes estaban a monte (valga la redundancia) y los gobernantes en las Batuecas. Ese año se calcinaron en nuestra comunidad 82.000 hectáreas de superficie arbolada. Sé que el dato no les dice nada, pero si les digo que es un área equivalente a 240 Central Parks, o que abarca una extensión similar al 18% de toda la provincia de Pontevedra; la cosa cambia.
Todos los veranos se abren con la misma cantinela. La presentación de un plan para prevenir los fuegos que superará al anterior por esto, por lo otro y bla, bla, bla. En realidad, se juntan en la delegación del Gobierno unos cuantos señores de traje que se dan palmaditas en la espalda y se congratulan por lo merecidos que son sus exorbitantes sueldos. Este verano en concreto, el Pladiga vino a sustituir al Infoga (a juzgar por lo que se está viendo, mismos perros con distintos collares).
Y volvemos a lo mismo de siempre, a las zancadillas, la mezquindad y a la exaltación de lo necio. ¡Viva el alzhéimer y la vanidad! Y cómo escuece cuando hay muertos de por medio. Porque cualquier tragedia se puede usar para conseguir réditos electorales. Porque tus cagadas son mis triunfos y el sentido de estado, de nación o de comunidad, me lo paso por el forro de los… “Tirar cabichas 4 puntos” yo añadiría, “hacer leña del árbol caído, más cuando éste está calcinado, 4 legislaturas”.

Menos mal que se acercan las nubes...

5 comentarios:

  1. El problema sabemos cuál es. Pero, ¿y la solución? Tenemos que dejar de cagarnos en los hijos de perra de los políticos y ponernos manos a la obra para acabar con esa clase abominable...

    ResponderEliminar
  2. Sí y mientras estudio la estrategia de ataque... descargo mi frustración como buenamente puedo. La próxima desde Vietnam, no? Estás que no paras!

    ResponderEliminar
  3. hola, soy frances y fue un placer de leerte, me gusto mucho tu forma de escribir pero creo que algo no pillé...solo rechazas las repetitivas acciones de los politicos o tambien la politica forestal?
    espero tu futuro articulo con muchas ganas
    ps: me llamo daniel y (no anonimo jejje), cuando me perfeccionaré mi castellano intentaré a expresarme mejor y poder asi dejarte mi opinion con mas claridad...espero que me entiendes

    ResponderEliminar
  4. antes estaba escrito anonimo pero ahora dan....buena continuacion

    ResponderEliminar
  5. Buenas Daniel, ojalá escribiera yo en un francés tan correcto como tu español!

    La política forestal es complicada en un territorio como Galicia, porque la comunidad tiene una singularidad topográfica y territorial muy particular. Sería bastante arrogante por mi parte intentar darle cabida a toda la problemática en unas líneas. En mi post básicamente critico los usos políticos que hacen siempre de los fuegos.

    No sé si te aclaré algo. Un placer tenerte por aquí

    ResponderEliminar