domingo, 11 de julio de 2010

Sabina en Coruña, crónica de un concierto

Once menos cuarto de la noche. ¿Dónde crees que vas? El 10 de julio se dibujaba en el calendario coruñés y el genio de Úbeda, bombín en ristre, arrancaba con un solo desafinado. El Coliseum permanecía impasible, más pendiente de la cerveza y los souvenirs que del espectáculo que se gestaba sobre el escenario.
Sabina tiró de estrategia de orquesta con la clase de un maestro “No recuerdo ya las veces que he venido a Coruña, porque uno nunca cuenta las veces que vuelve a casa”. Seguimos impertérritos. Recitó la misma canción del poeta borracho y su musa y tras el último guiño a la ciudad, se armó con la guitarra y lo intentó de nuevo.
Tuvieron que llegar Aves de paso para que el público empezara a revolverse en sus asientos. Recorrió la sala con la mirada ¿Os van los clásicos? Sabina bombardeó con su repertorio más notable, dispuesto a calentar el Coliseum aunque fuera a hostias.

Panchito Varona condujo a los suicidas y Mara Barros fue como un dolor de muelas. Sabina se quebró, porque un caballero puede aguantar estoico la frialdad de su público, pero no el agravio a una dama. “Métete el silbido por el culo” espetó vestido de camuflaje. Recogió a Marita con Y sin embargo, pero tuvo que pararse al final. Le hervía la sangre. “¿Cuánto te ha costado la entrada? Te la pago, que llevo suelto” bramó contrariado. Tal vez fueron sus palabras o el calor de Praga, pero no hubo más interrupciones.

Tuvo Sabina que avisar que ya era demasiado tarde, para que los culos ardieran por fin. Entre la cirrosis y la sobredosis un par de ciegos jugaban a hacerse daño. El público estaba, ahora sí, entregado. Adiós y ojalá que volvamos a vernos. Las gradas se levantaron unánimes, los brazos mecieron al cantante como el mar que una vez le enamoró. Y nos dieron las diez y las once… La ola ya era imparable. Jaime Asua abrió en los bises El caso de la rubia platino. Sonaron más clásicos y protestaron los corazones, pero aquello ya era el final de la noche. El de Úbeda se despidió con crisis, que sonaba enlatada desde algún lugar, de un público frío y cateto que sólo se libró de su cobardía a golpe de clásicos.

Os casco el Tracklist de la noche:

1. Tiramisú de limón. Vinagre y Rosas
2. Viudita de Clicqout. Vinagre y Rosas
3. Ganas de… Esta boca es mía
4. Medias Negras. Mentiras piadosas
5. Aves de Paso. Yo, mí, me, contigo
6. Peor para el sol. Física y Química
7. Por el bulevar de los sueños rotos… Esta boca es mía
8. Llueve sobre mojado. Enemigos íntimos (con Jaime Asua)
9. Pacto entre caballeros. Hotel, dulce hotel
10. Conductores suicidas. Física y Química. (Panchito Varona)
11. Como un dolor de muelas. (Mara Barros)
12. Y sin embargo te quiero. (Mara Barros)
13. Y sin embargo. Yo, mí, me, contigo
14. Praga. Vinagre y Rosas
15. Una canción para la Magdalena. 19 días y 500 noches
16. Peces de ciudad. Dímelo en la calle
17. Embustera. Vinagre y Rosas
18. Quién me ha robado el mes de abril? El hombre del traje gris
19. 19 días y 500 noches. 19 días y 500 noches
20. Princesa. Juez y parte
21. Amor se llama el juego. Física y Química
22. Noches de boda. 19 días y 500 noches
23. Y nos dieron las 10. Física y Química
24. El caso de la rubia platino. 19 días y 500 noches (Jaime Asua)
25. Contigo. Yo, mí, me, contigo
26. La del pirata cojo. Física y Química
27. Pastillas para no soñar. Física y Química
28. Crisis. Vinagre y Rosas (enlatada)

No hay comentarios:

Publicar un comentario