martes, 20 de julio de 2010

Porque yo lo valgo

Olfateamos la pasta como los buitres la muerte. Nos lanzamos sobre los verdes con la misma voracidad carroñera con la que se abalanzan las rapaces sobre los cadáveres. Miro ahora hacia el Elíseo.
Hasta el momento L´Oréal era sólo un champú. Ahora, el Gürtel francés ahoga la bandera gala de espuma anti caspa. Al señor Sarkozy lo acusan de haber recibido para su campaña electoral de 2007 sobres con la friolera de 150.000 euros. Cortesía de la heredera de Lilliane Bettencourt.
La contable de la multimillonaria aseguró que varios políticos de la derecha francesa, entre ellos el pequeño Nicolás, estaban financiados por sustanciosas sumas de dinero. A cambio, todo ello, de favores fiscales.
Por lo visto, la gestora de la fortuna, Patrice de Maistre, le pidió a la contable que sacase una golosa cantidad de billetes y que se los pasase a Eric Woerth. No quiero aburriros con nombres, baste saber que el tipo en cuestión era el tesorero del partido de Sarko y el actual ministro de Trabajo del país.
Y como suele pasar en estos casos, se empieza a tirar del hilo y uno no ve el volumen de la tragedia hasta que la alfombra ya está deshilachada por completo. La mujer de Woerth fue asesora fiscal de Bettencourt hasta que se destapó la mierda. ¿Casualidad?
Tranquis, estas cosas pasan en otros países. Aquí ganamos Mundiales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario