lunes, 5 de julio de 2010

Definamos patria

El Congreso acaba de avalar la reforma que limita el voto del emigrante. Bueno, no se crean que será la revolución en las urnas. La medida afecta sólo a las municipales. Y digo sólo porque me parece una reforma cobarde. Y es que se libra en España un pulso, desde tiempos inmemorables, entre el sentido común y el color de la papeleta. Adivinen quién gana siempre.
Somos víctimas de nuestra propia mezquindad.
Cuando acuciaba la escasa demografía, se nos ocurrió darle voto al emigrante. Incentivos que creíamos inofensivos y que nos han estallado en la cara. Sí, abrimos las urnas al exilio como quien abre unas piernas en un prostíbulo y claro, ahora lamentamos la gonorrea.
La patria se hace a diario, diga lo que diga la RAE. Tenemos gente aquí que trabaja, que levanta el país con sus impuestos, que hila puntada a puntada el tejido de nuestra sociedad. Gente a la que, sin embargo, negamos el voto. Ahora, los que viven en el otro lado del planeta, los que ni aportan ni quieren saber, los que respiran y comen de otras latitudes… esos sí deciden. Zopencos unos, arrogantes otros.
Semifinales, ¿no? Suma y sigue.

2 comentarios:

  1. Como bien dices, es todo cuestión de cobardía. Incluso cuando en el seno de la UE se introdujo la posibilidad del voto en las municipales para los nacionales de un estado A de la Unión afincados en otro estado B de la Unión (aka emigrantes de primera), hubo sectores de la clase política que se rasgaron las vestiduras.
    Imagínate el valor que tiene que tener el político que proponga que el derecho de sufragio activo no lo dé la nacionalidad sino todo lo que propones.
    Salvo, claro está, esta medida se aprobara antes en Países Bajos, Dinamarca o Finlandia. Entonces sería de retrógrados oponerse y todos nos sentiríamos muy orgullosos de ponernos al nivel de nuestros hermanos civilizados del norte. Dejemos la iniciativa en manos de otros que nosotros en eso no tenemos experiencia, no sea que la vayamos a cagar!

    ResponderEliminar
  2. Cuánta razón tienes! Aunque no sé porqué auguro que los hermanos países civilizados del norte tardarán en aprobar algo tan cuerdo.

    ResponderEliminar