miércoles, 22 de junio de 2016

Yo soy Millennial

La semana pasada, ojeando la prensa, reparé en un artículo sobre los Millennials. El término lo acuñaron algunos 'gurús' con tiempo libre para designar a esa generación que ha nacido entre los 80 y los 90. Chicos y chicas que alcanzaron su edad adulta con el cambio de milenio y a quienes consideran impacientes, malcriados y excesivamente formados. Un carácter forjado en una prosperidad económica ficticia que ahora les pasa factura con falta de acomodo en la sociedad. No me quedé con el nombre del tipo que firmaba aquella basura. Fruncí el ceño, cerré el periódico y seguí a lo mío. Hace unos días volví a tropezar con la palabra, usada de forma igualmente despectiva por un 'sociólogo' en un programa de tres al cuarto. Hablaba de chavales consumistas y arrogantes que todavía creían en los unicornios.

Nací en 1986 y alcancé la mayoría de edad en el 2004. Yo soy Millennial.

Se me dijo que para forjar mi futuro tenía que estudiar. Cuanto más estudies, mejor te irá. Decían. Estudié. Aprobé selectividad, me licencié en periodismo y terminé un máster. Necesitas experiencia laboral. Dijeron. Pasé tres años siendo 'prácticas' para conseguir un contrato en la frontera de lo decente. Ni que decir tiene que ese tiempo no fue de formación. Desde el primer día se me exigió como a cualquiera. Eso sí, a precio lowcost. Escuché cosas por la calle. Cómo son estos jóvenes, ahora pretenden ganar mil euros en su primer empleo. Sonrisilla condescendiente y ojos al cielo. Señora, 1.000 euros no los gano hoy, seis años y tres puestos después. ¿Impaciente?

Hace más de un año que compagino dos trabajos. Lo hago en dos ciudades diferentes y los horarios son rayando lo incompatible. Uno de ellos me priva de los fines de semana. De todos los fines de semana. Al otro llego muerta los miércoles. Tienen horario de oficina, pero nunca salgo el día anterior antes de las 22.00, sin cenar y tengo una hora de coche antes de poder meterme en la cama. No soy una adicta al trabajo, lo hago para poder llegar a final de mes. Y sí, reconozco que cuando veo mi nómina me gustaría creer en los unicornios.

Tener una colección de títulos y formación, no es lo mismo. Eso no lo saben porque, a pesar de que no son de la generación que han bautizado con tantísima inquina, a ellos también les sobran de los primeros y les falta de la segunda. No estamos excesivamente formados porque se han encargado de corromper a conciencia nuestro sistema educativo. Lo suficiente al menos para anteponer el lucro al aprendizaje. Y el resultado es deprimente. Desde aquí les animo a buscar a esos Millenials de los que hablan y hacerles un par de preguntas de cultura general, a ver qué pasa.

Primero nos llamaron Ni-nis. Ahora Millennials. A mí me gustaría que los que dedican tantas horas a buscar nombres ingeniosos para ridiculizar a una generación entera empleasen ese tiempo en pensar cómo reconducir una situación que ellos mismos provocaron. ¿Arrogancia? Puede, pero que se pregunten primero quién pagará sus pensiones.


jueves, 10 de diciembre de 2015

Dime a quién votarás y te diré qué canción de Disney escucharás

Estuve estos días observando los discursos de los principales líderes políticos. Fijándome en sus gestos, sus palabras, sus argumentos. Caí en la cuenta de que la mayoría emplea unas armas más bien toscas a la hora de convencer a su electorado, así que me dije que bucearía en sus programas para hacer un análisis más concienzudo sobre cada partido. Desistí enseguida. En primer lugar porque buena parte de los textos están cargados de generalidades y palabras amables que aportan poco o nada sobre las intenciones reales de cada uno.

No quería renunciar, sin embargo, a intentar mi particular orientación al voto, así que me dejé llevar por la «sutileza» de los grandes para dar forma a lo que pienso yo de cada uno de ellos.

Nota: La mayoría de los lectores de este blog ya saben de qué pie cojeo ideológicamente, así que tómenselo con humor. Esto no es más que una invitación a la risa para desengrasarnos del espectáculo burdo que padecemos estos días. De unos y otros.

Partido Popular
Canción: Preparaos
Película: El Rey León




Aunque tiene varias citas que me entusiasman («Ya sé que no sois muy despiertos», «no podéis razonar sin error», «tenéis el instinto atrofiado» o «¡no daréis un bocado sin mí!»), escogí ésta por el momento: «En justicia soy todo un león» (y patadita por detrás).

Enlace al vídeo aquí





Partido Socialista Obrero Español
Canción: Bajo el mar
Película: La Sirenita

Pedro Sánchez es más guapo que Sebastián y Sebastián tiene mayor poder de convicción que Pedro Sánchez. ¿Por qué esta canción entonces? Quizás porque la obstinación del cangrejo para que Ariel no suba a la superficie me recuerda muy mucho a los intentos desesperados del líder del PSOE porque el electorado no se le escape. Los que tengan la paciencia de ver el vídeo hasta el final descubrirán que el esfuerzo coral no sirve para mucho.

Enlace al vídeo aquí


Ciudadanos
Canción: Pobres almas en desgracia
Película: La Sirenita

Tú a mí no me engañas, vas a votar a Ciudadanos porque te enamoró Albert Rivera. Y como diría Úrsula: «No te culpo, ¡qué ejemplar, linda!». El tipo atrae y se presenta como una solución para resolver nuestros problemas, pero… Dime que no percibes ese tufillo siniestro de gato encerrado.

Enlace al vídeo aquí



Podemos
Canción: Salvamento eficaz
Película: Los Rescatadores

¿Los salvapatrias? Tal vez pequen de pretenciosos los ratoncillos ofreciéndose como solución, aunque habría que ver el final de la peli para ver si lo consiguen realmente. La letra es demasiado corta para tener «peros», aunque algo o alguien desafina.

Enlace al vídeo aquí






Izquierda Unida
Canción: Un mundo ideal
Película: Aladín

Me parece que la letra encaja perfectamente con lo que pretende vender IU. Juzguen ustedes. Aunque diré que también escogí esta canción por el trato (bajo mi punto de vista injusto) de «rata callejera» que se le está dando a Alberto Garzón esta campaña. Ojo, no vaya a ser que el tipo del bazar se encuentre una lámpara mágica el día 19 y el 21 se convierta en «Alí Ababua». Rodarán cabezas.

Enlace al vídeo aquí



Unión Progreso y Democracia
Canción: La amistad
Película: El libro de la selva

No la escogí tanto por la letra, aunque refleja bien esa doliente falta de amor de UPyD. Ni porque uno de los personajes se parezca alarmantemente a Rosa Díez. La escogí porque la analogía final me parece, sencillamente, sensacional: Una torre de buitres tambaleantes que se viene abajo con la aparición del tigre naranja.

Enlace al vídeo aquí

sábado, 5 de diciembre de 2015

Resumen del 2015. Siempre me inquietó diciembre

Siempre me inquietó diciembre. Un mes de oscura amabilidad iluminado escuetamente por lucecillas impertinentes, destinadas a horripilar o a fundirse buena parte de las veces. El alumbrado navideño coincide este año con la pegada de carteles y para seres como yo, que apretamos el paso cuando Papá Noel asoma por el calendario, la mezcla es difícilmente superable: adornos escalofriantes cohabitando en las farolas con tipos más o menos siniestros.

Este 2015, sin embargo, necesitamos más Navidad que nunca. No hablo del corchopán ni de los abetos de plástico. Tampoco de ese sentimiento inventado por la banda sonora del Corte Inglés, que nos asalta cada vez que encendemos la televisión y tropezamos con algún anuncio de turrón. Me refiero a ese esfuerzo por aislarnos un segundo del ruido, hacer análisis de conciencia y enfrentarnos a lo que somos en realidad. Un buen ejercicio para empezar es un balance de los últimos 12 meses:

  • Abrimos el año el día 7 de enero. Era miércoles y pasaban de las 11.30 de la mañana. Tres hombres armados con Kalashnikov entraban en la redacción del semanario parisino Charlie Hebdo y cargaban contra 23 personas. 12 murieron. De vuelta a Madrid, ese mismo mes, Luis Bárcenas salía de la cárcel tras pagar la fianza de 200.000 euros impuesta por el juez Ruz. «He sido fuerte, el PP no tiene nada que temer». Y mientras, en Siria: las fuerzas de las Unidades de Protección Popular logran expulsar a los últimos terroristas del Daesh en la ciudad de Kobane.
  • Mediado febrero. Copenhague sufre dos días de atentados yihadistas que se saldan con tres muertos y cinco heridos. Los objetivos: un centro cultural y una sinagoga. En España el Tribunal Constitucional declara nulo el acuerdo para la consulta soberanista celebrada en Cataluña. Y mientras, en Siria: bombardeos controlados por rebeldes del Daesh al este de Damasco en represalia por el lanzamiento de obuses de los insurgentes. El saldo, 80 muertos.
  • El forense Francisco Etxebarria encuentra en la iglesia madrileña de las Trinitarias de Madrid los restos de Miguel de Cervantes. Es 17 de marzo. Se oyen disparos en el Museo Nacional del Bardo (Túnez). De nuevo, el Estado Islámico. En total, 25 muertos. Seis días después, un tipo de 28 años decide estrellar un avión de pasajeros contra los Alpes franceses. Era el vuelo 9525 de Germanwings. A bordo, 150 personas. Y mientras, en Siria: El ministro de Exteriores de Irak, Ibrahim al-Yafari, viaja al país para abordar cuestiones de lucha antiterrorista.
  • Abril tiene nombre de mujer. 293 mujeres y niñas secuestradas por el grupo terrorista nigeriano Boko Haram son rescatadas en un operativo dirigido a recuperar el bosque de Sambisa. Entre ellas, ninguna de las raptadas en la escuela de Chibok que movilizaron a medio mundo. En los Estados Unidos, Apple lanza su primer reloj inteligente: Apple Watch. Y mientras, en Siria: mueren 17 personas y 59 resultan heridas en la localidad de Alepo por bombardeos cruzados entre el Gobierno de Bashar al-Asad y los rebeldes.
  • Pronto llegó mayo. El día 2, mientras se celebra una ceremonia chiita en Bagdad (Irak) dos coches bomba hacen explosión. Mueren 19 personas. El Daesh reivindica la masacre. Algo se mueve en España. Madrid, Barcelona y Valencia apuestan para sus alcaldías por nuevas formaciones. Los municipios gallegos de Ferrol, Coruña y Santiago se suman al cambio. Mientras, el Vaticano reconoce Palestina como una nación soberana e independiente. Cerramos el mes con fútbol: 19 funcionarios de la FIFA son arrestados por corrupción. Y mientras, en Siria: La guerra civil cumple cuatro años. Ya ha dejado más de 220.000 muertos y al menos ocho millones de desplazados.
  • Es junio cuando se le diagnostica difteria a un niño de seis años no vacunado. Ocurre en España y es la primera vez que se da un caso así en Europa desde 1987. El Barça gana su quinta Liga de Campeones. Una ola de atentados en cinco países de forma simultánea arroja más de 140 muertos. Los señalados: Francia, Siria, Somalia, Kuwait y Túnez. ¿Los autores? Dejo que lo adivinéis esta vez. En Cataluña, CiU se rompe tras 37 años de relación. Y mientras, en Siria: su cursiva empieza a coincidir con la redonda del resto del mundo.
  • El primer domingo de julio, los griegos dicen en referéndum que no aceptan las condiciones del rescate europeo. La tragedia asola el Mediterráneo. Italia saca del mar a 835 inmigrantes procedentes de costa norte africana. Una docena de ellos, muertos. Ese mes, Arabia Saudita informa de la detención de 431 presuntos miembros de Estado Islámico. Y mientras, en Siria: Tres periodistas españoles desaparecen en la guerra.
  • Bangkok (Tailandia), un atentado terrorista deja 20 muertos y 125 heridos cerca del santuario de Erawan. Es agosto, última hora de la tarde. Cataluña. En el marco de la operación Petrum, la Guardia Civil registra la sede de Covergència. Los indicios derivan de una localidad de Tarragona en la que el juez detectó prevaricación y tráfico de influencias. El Barça gana la Supercopa de Europa. Y mientras, en Siria: el Estado Islámico destruye un antiguo templo en Palmira.
  • Septiembre llega y se va con eclipse lunar, elecciones en Cataluña y el descubrimiento de agua en Marte. Y mientras, en Siria: Rusia inicia los ataques contra el Daesh.
  • Cataluña, el Parlamento registra la declaración de inicio de la secesión. Su aprobación autorizaría al futuro gobierno catalán a iniciar los trámites para crear la República Catalana. Estamos en octubre y en Santa Catarina Pinula (Guatemala), un alud aplasta 125 casas: 263 muertos y 374 desaparecidos. Y mientras, en Siria: los rebeldes atacan la embajada de Rusia en Damasco.
  • Noviembre es el mes de los 29 y de la tragedia de París. Cuatro hombres armados con fusiles de asalto entraron en la sala Bataclan y dispararon a bocajarro contra la multitud durante más de 10 minutos. Otros cinco tiroteos y tres explosiones sumieron a Francia en el horror. 137 personas murieron y 415 resultaron heridas. El día anterior, dos terroristas suicidas del grupo Estado Islámico detonan dos bombas en Beirut (Líbano): 43 muertos y 230 heridos. Y mientras, en Siria: Francia se une a los bombardeos.

Siempre me inquietó diciembre. Creedme si os digo que somos capaces de frenar toda esta locura con tres cosas, tres nada más: decencia, ternura y comprensión lectora. ¿Ingenuidad? Puede, también lo es perseguir el espíritu navideño a codazo limpio en un área comercial y sin embargo, la escena se repite año tras año. Para soportarlo todo, yo hago acopio de las mejores cosas de este 2015: Oviedo, Gijón y mi vuelta a Deportes. Me quedo con la bofetada a tiempo, las ganas de verte y ese mensaje, inmerecido y valiente, que me devolvió el oxígeno con apenas 260 caracteres.

Y mientras, en Siria…


Foto: EFE